Convocatoria XXVII Capítulo General

RR. OPERARIAS DEL DIVINO MAESTRO (AVEMARIANAS)           

     C/ Campamento, 55. Tel. 96 364 21 11

     46035 BENIMÁMET-VALENCIA 

                                                       Casa Madre, 14 de enero de 2018

                                                           

A TODAS LAS COMUNIDADES DEL INSTITUTO

Muy queridas Hermanas de las Comunidades de nuestro Instituto en España, Chile, Puerto Rico y República Dominicana:

Me alegra saludaros de nuevo, en este 2° domingo ordinario, cuando escuchamos la resonancia evangélica: "¿Maestro, ¿dónde vives?" ... _ "Venid y lo  veréis", evocando el clima vocacional de la LLAMADA de Jesús a los primeros Apóstoles.

El Evangelista Juan, nos muestra un verdadero camino que nos permite entender qué significa ser discípulos del Señor: Todo comienza con el anuncio pronunciado por un testigo cualificado, que es Juan el Bautista, delante de dos de sus discípulos, Andrés y Juan. Luego viene el deseo de seguir al Señor en el interior, que se realiza en una acción concreta: ir detrás de él y preguntarle: "¿Maestro, ¿dónde vives?" Ellos escuchan una llamada: "Venid y lo veréis"; responden, le siguen y dan testimonio de haber encontrado ya, personalmente, al Mesías; y al fin escogen quedarse con Jesús, el "Cordero de Dios”.

La vocación que hemos recibido como consagradas Avemarianas, de seguimiento de Jesús, se inicia en un encuentro con Él, que prepara un verdadero itinerario de fe: Se va descubriendo el misterio de Cristo, desde la experiencia personal de haberse encontrado con Él; encuentro del que "nada, ni nadie, ni nunca deberá separarnos"; mientras se va realizando la gran síntesis de la vida y de la fe; que es transformación; "cambio gozoso de la criatura vieja; para la verdadera Avemariana"; es irnos configurando con Cristo, nuestro Divino Maestro "; y es experiencia comunitaria, que "crea una nueva comunión de Hermanas en Cristo"; y, es a la par, reconocimiento agradecido, que se manifiesta en llevar a Cristo a los demás, con nuestro testimonio y misión entre los pobres, "para instaurar a Cristo en la familia ", Es llamada a realizar con el Maestro, nuestra Vida y nuestra Misión.

En el itinerario de preparación hacia el próximo Capítulo General, seguimos recibiendo las invitaciones del Instituto, señalando el proceso que nos conduce hacia las metas propuestas, contando con la participación de todas las Hermanas; así en la carta de saludo por el año nuevo, del pasado 8 de enero, entre otras informaciones y comentarios, adjuntaba la propuesta de un trabajo, que va a ser continuación de las reflexiones sobre el documento: "LLAMADAS", a realizar en las Comunidades durante este mes, para una vez concluido, remitirlo por E-mail a la Superiora General el día 30 del corriente. Ruego interés en esta nueva reflexión, así como, puntualidad en su envío, para seguir avanzando en el programa previsto este mes.

Sabemos la importancia que tiene un Capítulo General; y a tal importancia debe corresponder una adecuada preparación de cada una de las Hermanas, de todas las Comunidades y de todo el Instituto. Los temas y las pautas enviadas a las Comunidades para disponemos e ir participando en la preparación del Capítulo, nos permiten reflexionar, interiorizar y rezar esta materia común; así como, realizar aportaciones en orden a mejorar nuestra vida de consagración, fraternidad y misión.

 

El Capítulo que vamos a vivir, es un tiempo de gracia, un tiempo fuerte de relectura del acontecer salvador de Dios en nuestra historia, de búsqueda en discernimiento, de respuestas válidas a las "LLAMADAS" que nos dirige la Iglesia, el mundo, las familias, los jóvenes y los niños, en la realidad de hoy; en el contacto "con los gozos y las esperanzas, las tristezas y las  angustias de nuestro tiempo" que el Señor nos va mostrando; sobre todo de los pobres, los inmigrantes y de "los más necesitados de cultura y de educación". Vamos a vivir un tiempo para disponernos, como Instituto de vida apostólica, a continuar el camino de fidelidad creativa al don recibido de Dios en la Iglesia, por mediación de nuestro Padre Fundador.

En nuestro Instituto, los sucesivos Capítulos, han ido aportándonos una trayectoria con sentido, unos valores que nos han ido transformando, y una Providencia que nos ha ido guiando; y que es fruto de la obra del Espíritu Santo en nosotras; el Capítulo General que estamos preparando, según el sentir de la Iglesia, debe activar nuestra capacidad para despertar, estar en vela, discernir, escrutar, y activar nuestra responsabilidad.


 

La Iglesia, en el Código de Derecho Canónico, define el Capítulo General como la máxima autoridad interna de los institutos; y, la reuni6n legitima de los religiosos que tienen voz activa para elegir al Superior General, a su Consejo, para legislar y para decidir los asuntos que afectan a todo el Instituto. Su potestad es disciplinar, y puede ser también de jurisdicción.

Así el canon 631, 1 dice: -´EI Capítulo General, que ostenta la autoridad suprema en el Instituto, de acuerdo con las Constituciones, debe constituirse de manera que, representando a todo el Instituto, sea un verdadero signo de su unidad en la caridad. Le compete, sobre todo defender el patrimonio del Instituto del que trata el canon 578, y procurar la acomodación y renovación de acuerdo con el mismo, elegir al Superior General, tratar los asuntos más importantes, así como dictar normas que sean obligatorias para todos".

Tarnbién nuestras Constituciones determinan la composición y el ámbito de potestad del Capítulo General; y, del mismo modo, la forma de proceder en la celebración del Capítulo: "EI Capítulo General como autoridad suprema del Instituto muestra visiblemente su comunión de vida religiosa y apostólica. Representa y expresa colegialmente la participación de todos sus miembros en fa vida del Instituto" (Constituciones, 117).

Según lo expuesto, y a tenor de lo que determinan el Código de Derecho Canónico y las Constituciones del Instituto de Religiosas Operarias del Divino Maestro- Avemarianas-, con la autoridad que me confieren, por la presente Carta circular, y en el día 14 de enero, del año en curso, 2018, CONVOCO OFICIALMENTE EL XVII CAPÍTULO GENERAL, que se iniciará el día 14 de julio próximo, en la Casa Madre de Benimámet- Valencia , España.

Previo al Capítulo General y como preparación inmediata, todas las Hermanas
Capitulares deberán asistir a los Ejercicios Espirituales que tendrán lugar entre los días 1 a 10 de julio de 2018; que serán dirigidos por el Padre David Guindulain, SJ, en la Casa de Ejercicios Espirituales de "La Purísima" de Alacuás -Valencia-.

Oportunamente se enviará el Objetivo General y la temática de fondo del Capítulo General, a la espera de tener más avanzado el estudio de los temas de reflexión precapitular. Por cumplirse los plazos previstos en el Derecho Propio para la convocatoria del Capítulo, queda pendiente y aplazado este envío.

  Os animo a tomar conciencia de que estamos llamadas a volver a buscar al Señor, vivir la fraternidad como anuncio evangélico; anunciar, abrazar la nueva evangelización con alegría misionera, en salida, en la vanguardia; a vivir la comunión comunidad; escuchar la llamada de los jóvenes; asumir una opción renovada por los pobres ... para hacer de nuestra vida más misión y hacer de nuestra misión más vida.

  A la intercesión de María, la Virgen del Sí, y del Siervo de Dios, Miguel Fenollera Roca, encomendamos nuestro Capítulo. Que Nuestra Madre y Maestra, acompañe todos los trabajos de reflexión, discernimiento, aportaciones y oración personal y comunitaria y los presente al Señor como ofrenda de sus hijas


       Que nuestro Capítulo General, "sea como todo lo nuestro, según la voluntad de Dios" - Miguel Fenollera-.

          Sigamos fuertemente unidas en la mente y en el corazón.

   Un abrazo fraternal,

                       

                        Francisca Pérez Gómez, O.D.M.     

         

   DIOS SEA BENDITO Y NOS BENDIGA.


"AÑO PRECAPITULAR" “Para hacer de nuestra vida más misión y hacer de nuestra misión más vida”.

 

 

 

 

A TODAS LAS COMUNIDADES AVEMARIANAS

                                                                                      Casa Madre, 26-10-2017

Muy queridas Hermanas:

Nos ponemos en camino para preparar el importante acontecimiento que va a ser para nuestro Instituto, el XVII Capítulo General que, ya desde ahora, ponemos bajo la intercesión de nuestro Padre Fundador, Siervo de Dios, D. Miguel Fenollera Roca; y pedimos sea verdaderamente, un tiempo de gracia extraordinaria y de ánimo ferviente en la vida y la misión a que nos convoca nuestra vocación avemariana, el Carisma Avemariano recibido; para que nuestra vida sea cada vez más misión y la misión tenga más vida.

El motivo de esta Carta es animar a cada Hermana, a las Superioras Locales, a cada Comunidad Avemariana, en España, Chile, Puerto Rico y República Dominicana; al igual que al Gobierno General, para iniciar el recorrido de este año precapitular, con aliento renovado, en esta etapa propicia para seguir potenciando nuestro Instituto de Operarias del Divino Maestro (Avemarianas), la "Obra de Dios", en su vida y misión; "Reavivando el Carisma Avemariano"; buscando siempre y en todo la voluntad del Señor, que se manifiesta en las diversas 'llamadas" que recibimos de la Iglesia, desde nuestra fundación; llamadas del Concilio Vaticano II, de las Cartas del Santo Padre y de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica CCIVCSVA), que conocemos bien; llamadas y retos que recibimos en la actual situación del mundo, de las familias humildes, de los jóvenes, los niños, los educadores que están en la Obra Avemariana, en "misión compartida"; y de todo nuestro Instituto, en el hoy que estamos viviendo, como referentes que nos ponen en el itinerario precapitular, para crecer en el seguimiento de Jesús, nuestro Divino Maestro y de Nuestra Madre y Maestra, la Santísima Virgen María, en su "Fiat" incondicional a la voluntad del Padre.


 

Nos disponemos a procurar espacios de discernimiento y de oración personal y comunitaria necesarios, para acoger las "LLAMADAS", que nos invitan a una conversión personal, comunitaria, e institucional: conversión personal, que permite recuperar la libertad interior que nos hace plenamente disponibles, desde la premisa de que nuestra vida y nuestra misión han de ser inseparables; conversión comunitaria, que focalizamos así en nuestras Constituciones: 'En la Sagrada Escritura, en el trato íntimo con Dios en la oración en la Liturgia y especialmente en la Eucaristía encontraremos la fuerza y el gozo para vivir las exigencias del amorfraterno" (Const. 41); encontramos el valor y el alimento de la comunidad capaz de reconciliarse y discernir su vida-misión; conversión institucional, guiadas por nuestro derecho propio: "Las Operarias del Divino Maestro vivirán el don de su consagración a Dios según el espíritu de estas Constituciones, que observarán fielmente como la expresión concreta de lo que Dios quiere de ellas" (Const. 157).

 

Ser consistentes y coherentes con nuestra vida-misión nos conduce también a revisar nuestro modo de organizarnos: "La autoridad en la Iglesia y en los Institutos Religiosos deriva de Dios, se ordena a la ejecución del bien de la Iglesia y de los Institutos, a promover la vida religiosa y a estimular a cada religiosa a realizar su propia vocación. Debe ser un servicio informado por la caridad del mismo Dios. La manera de actuar será evangélica si encuentra su inspiración y su norma en la manera de obrar de Cristo que vino a serviry no a ser servido y que dijo: "el que entre vosotros sea el mayor sea el siervo de sus hermanos" (Const. 109).

Del mismo modo, somos invitadas a examinar la fidelidad carismática en nuestras obras de apostolado. Hemos nacido en la Iglesia para una misión específica, lo señalannuestras Constituciones: "El fin de nuestro Instituto es buscar en todo la gloria de Dios, la santificación de sus miembros y la evangelización de los pobres instaurando a Cristo en la familia según nuestro peculiar carisma de educación cristiana mediante la promoción humana y social, especialmente a través de la escuela" (Const. 4). Se interrelacionan perfectamente, vida-misión en la identidad avemariana; la santificación personal y la misión de evangelizar a los pobres. "Acercarnos a los pobresy a su estilo de vida es una de las más exigentes dimensiones de la conversión a la que somos llamadas. La cercanía a los pobres nos pone en sintonía con Io esencial del evangelio, con la realidad de la vida y con lo que de verdad da vida" (P. A. Sosa, SJ).

Con esta carta os traslado un primer tema de reflexión personal y comunitaria, elaborado por el P. Xavier Quinzà, SJ y presentado al Gobierno General el día 21 de octubre, con el título: "Llamadas de la Iglesia que se perciben para el Instituto"; a fin de ayudarnos a profundizar en las llamadas esenciales, disponiéndonos a responder con creatividad (se la pedimos al Espíritu); a responder con la pasión por nuestra consagración avemariana para el apostolado; y con responsabilidad ante el Señor que nos eligió, ante nuestro Instituto y ante la Iglesia y ante los humildes del pueblo de Dios. Junto con el tema os envío un primer cuestionario de trabajo, a desarrollar entre esta semana y mediados de noviembre; y un segundo cuestionario para responder desde mediados de noviembre hasta mediados de diciembre.


 

Hacemos hincapié en que se recojan las propuestas, destacando el grupo de edades de las Hermanas que las proponen; e indicamos se tenga la precaución de enviar, de cada cuestionario, sólo tres "llamadas". tres propuestas de cada Comunidad, que polaricen lo que el Instituto más necesita; para ello hay discernir en común.

Es hora de ser la respuesta viva y eficaz, mirando al futuro con esperanza. Escuchamos al Padre: "hijas mías, esmeraros en que la Obra de Dios, ya que por la infinita dignación de Dios está en vuestras manos, que no desmerezca, que no se empañe; humildes por necesidad, seamos esmeradamente fieles y probemos verdaderamente con nuestro esfuerzo, nuestra gratitud para con Dios. (C 24).

Ponemos nuestros trabajos en manos de María, para que se los presente al Señor, en manos de Nuestra Madre y Maestra, que escuchó la "LLAMADA" y supo dar a Dios la respuesta perfecta: "He aquí..." "Hágase..." "Se acordó desu misericordia...'

Con fraternal afecto en el Señor, vuestra hermana,        

                    

                            Francisca Pérez Gómez

                                  Superiora General

 

DIOS SEA BENDITO Y NOS BENDIGA.

 

 

 

Calendario

Diciembre 2018
D L M X J V S
25 26 27 28 29 30 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31 1 2 3 4 5

Santoral

Utilizamos cookies propias y de terceros

para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto